This is an example of a caption.

Capítulo 2: Antes y después de convertirme en la mujer biónica con diabetes


Derecha: Jeringas, Izquierda: Cánula de la bomba de insulina



Unas semanas con la bomba de insulina de Medtronic, y mi vida con diabetes ha cambiado significativamente.

A muchas personas con o sin diabetes les parecerá incómodo tener que llevar un aparato siempre en el cuerpo, sin cerciorarse que todos llevamos uno, ya sea un dispositivo tecnológico o médico. Pero la verdad es que tener mi bomba de insulina es mucho más cómodo que llevar mi propio celular y mucho mejor que cargar con tantas jeringas. 

Desde el primer día sentí el cambio

Es un proceso modificar las costumbres, y la de tener una jeringa en la mesa no fue la excepción. Por varios días preparé la jeringa que por diez años me acompañó pero cuando llegaba el momento de inyectarme la insulina caía en cuenta que ahora sólo tenía que oprimir un botón.

Tan sencillo como eso, medir mi glucemia como siempre, registrar el dato en la bomba junto con la cantidad de carbohidratos que comería y olvidarme de hacer cálculos aproximados y cruzar los dedos para que mi ojímetro no estuviera tan desfasado y mi glucemia dos horas después se acercará al rango. Últimamente me equivocaba bastante, y con mi glucemia en las nubes mi hemoglobina glicosilada aumentaba cada vez más.

Capítulo 1: Empezando con bomba de insulina MEDTRONIC



Lo primero que se me vino a la cabeza cuando me “instalaban” la bomba de insulina de MEDTRONIC fue la serie de la mujer biónica. Mientras el sonido que ambientaba sus rápidos movimientos (algo así como tucutucutucu) sonaba en mi cabeza, recordaba esas escenas donde ella destrozaba con su mano una pelota de tenis, o corría velozmente (aclaremos, en cámara lenta).

De niña, la ilusión era tener todas esas habilidades extrahumanas o súperpoderes y aparatos sofisticados como lazos de la verdad, pulseras antibalas, o alguna característica única y especial que te diferencien claramente de los demás. Pero no comprendía que muchas veces para conseguir eso, tienes que perder algo.

Paulatinamente esas ilusiones desaparecían mientras crecía y me daba cuenta que no sería posible y que en el mundo real ser normal era la regla, porque lo diferente sólo se ve bien en la pantalla de un TV. Así que sólo restaba seguir disfrutando todas esas series y añorar la infancia.

Papá Noel: Si te topas con unas células beta, ¡tráelas!



Querido Papá Noel:

Seguro ves mi nombre en las millones de cartas que te envían y ya imaginas de qué se tratan mis deseos.

Cada año trato de comportarme muy bien, y de aportar mi granito de arena al mundo. Aunque fue un año maravilloso tuve una tristeza inmensa. ¿Recuerdas a Nutella mi gatita diabética? Pues tal vez la has visto en el arco iris o cuando pasas volando entre las nubes, porque físicamente se me ha ido.

Te pediría pasar por ella en tu trineo y traerla de vuelta, pero quiero que siga allá en el arco iris donde no hay cabida para las enfermedades, y si es posible algún día reunirme con ella.

Mientras tanto tengo que agradecerte por un regalo muy especial que me ha llegado.

En años anteriores te había dicho que no quería una bomba de insulina porque con mi tratamiento de inyecciones múltiples me estaba yendo muy bien, esta vez quiero agradecerte que lo hayas traído.  En realidad lo necesitaba mucho para poder bajar mi hemoglobina glicosilada que está por las nubes (tal vez la veas allá arriba jo jo jo ).

Cuando tener diabetes no significa estar enfermo

Imagen de web


Artículo escrito exclusivamente para DiabeTV en Español publicado el 14 de noviembre 2014.

Tener diabetes no es lo mejor que nos puede pasar en la vida, pero sí es seguro que tener un tratamiento es lo mejor que nos puede pasar teniendo diabetes.

Sin el descubrimiento de la insulina no tendríamos la necesidad de aprender a contar carbohidratos, ni torturar nuestros dedos con tantas glucometrías o inyectarnos más veces de lo que cualquiera imaginaría, porque simplemente sin ésta preciada hormona enfermaríamos hasta que nuestro cuerpo colapsara en algunas semanas con tanto azúcar estancado en la sangre.

Y es que todos nos preguntamos alguna vez ¿por qué a mí?, sin pensar que por suerte tenemos diabetes en tiempos donde hay diversas insulinas, glucómetros, bombas de insulina y muchas investigaciones que buscan la cura.