This is an example of a caption.

¡El futuro en el tratamiento para la diabetes ha llegado!

 
Así como en Los Supersónicos, hoy en día podemos tomar
clases de gimnasia a través del computador o celular o correr con aplicaciones que
nos muestran los kilómetros recorridos y hasta el pulso.


Glucómetros "casi" no invasivos que con sólo acercarlo a un aparato en nuestro cuerpo nos da el resultado de la glucemia en ese momento en vez de pincharnos el dedo (como el FreeStyle Libre de Abbott*) bombas de insulina con monitoreo continuo de glucosa con sistemas de detección temprana de hipoglucemias y reanudación inteligente (como la Minimed 640G de Medtronic**), aplicaciones para gestionar la diabetes (como la app de Social Diabetes) e incluso enviar datos a la distancia a nuestros médicos, relojes que no marcan la hora sino nuestras glucemias durante 24 horas (los datos lo envía el sistema de monitoreo continuo de Dexcom***)...no, no es el futuro.

"Cada vez que te inyectes insulina, piensa que no te has dado por vencido"

"No sólo son 1.800 inyecciones de insulina,
son 1.800 veces que no te has dado por vencido" -  Carolina Zárate
 

Han circulado varias imágenes de niños protagonizando fotos con cientos de jeringas en su cuerpo o con una montaña de jeringas a su lado y con el número de veces que tenemos que inyectarnos quienes usamos insulina.

¡Es impactante! sobretodo para quienes no tienen o viven de cerca nuestra condición y mucho menos la entienden. Quienes no tienen diabetes dirán: "pobre niño", "cómo sufren las personas con diabetes", "eso no es vida"...

No es fácil pero no deberíamos ponernos en la posición de víctimas y que tampoco nos vean con lástima.

En la sala de cirugía con mi bomba de insulina

Cirugía en paciente con diabetes y con bomba de insulina


ADVERTENCIA: Este relato es una experiencia personal y no debe ser tomada al pie de la letra, consulte siempre a su médico para revisar su caso personal y tratamiento en caso de someterse a una cirugía.

Cirugias...dan angustia sea cual fuere la razón de la intervención, a unos por la anestesia general, otros por el postoperatorio, otros por los resultados, a mí en principio por la glucemia. Siempre hay riesgos, pero se tienen que correr.

Antes de tener diabetes tipo 1 sólo me había sometido a una cirugía de nariz con anestesia general, en ese momento no recuerdo haber tenido inconvenientes, pero el malestar del postoperatorio es inevitable, con las fosas tapadas y todos esos líquidos fluyendo y quedando atrapados...

Unos 20 años después y ahora con diabetes tipo 1 me volví a someter a otra cirugía de nariz para mejorar mi respiración, con diabetes ya había tenido una cirugía con anestesia general para remover un quiste (ver Cirugía enpacientes diabéticos) y todo fue perfecto con mi glucemia en ayunas después de modificar las dosis de insulina, pero esta vez había algo diferente, tenía bomba de insulina